Cuidado del cabello

Compartir:
Foto de la modelo
Cada ingrediente es importante Estos ingredientes, que se han seleccionado cuidadosamente, nutren, protegen y reparan tu cabello al igual que tu cuero cabelludo. Descubre cómo actúan esos ingredientes para dejar tu cabello luciendo vibrante y saludable.
1. Combate la sequedad y nutre profundamente. 2. Penetra en la médula del filamento capilar.
Cuidado para cada tipo de cabello

Hidrata tu cabello desde la raíz

El cabello saludable y bien hidratado debería tener un aspecto brilloso y una textura suave. Cuando el cabello está seco, se ve sin vida, se siente frágil, y es propenso a abrirse en las puntas y enredarse.

Si tu cabello está seco, sigue estos consejos para devolverle la humedad y vitalidad.

  1. Elige productos para el cuidado del cabello, que sean ricos en aceites naturales, como el aceite de oliva, aceite dulce de almendras y aceite de semilla de meadowfoam. Algunos aceites naturales penetran hasta la médula del filamento seco y dañado y ayudan a hidratarlo desde adentro hacia afuera.
  2. Evita el uso excesivo de herramientas de peinado eléctricas, como secadores de cabello, pinzas rizadoras y planchas alisadoras, las cuales causan una profunda deshidratación de tu cabello. Dos buenas opciones son dejar secar tu cabello naturalmente o secarlo delicadamente con una toalla.
  3. Lava tu cabello cada dos días. Al lavarte el cabello no solo remueves las impurezas y los productos de peinado, sino también los aceites que se producen naturalmente y que son vitales para mantener tu cuero cabelludo y cabello saludables y bien hidratados.
  4. Usa un acondicionador intensivo una vez por semana para aportarle a tu cabello extraseco una hidratación profunda que ayude a restaurarlo.

Aumenta el volumen

El cabello sin volumen y sin vida resulta un verdadero problema a la hora de peinarlo. Afortunadamente, hay maneras sencillas de mejorar la textura de tu cabello y darle más volumen.

Sigue estos consejos sencillos para darle a tu cabello ese volumen extra:

  1. Lava tu cabello con productos purificantes que ayudan a remover los residuos acumulados y los productos de peinado.
  2. Evita aplicar demasiado acondicionador en la zona del cuero cabelludo, ya que esto puede apelmazar tu cabello y volverlo graso. Una buena alternativa es distribuir el acondicionador a lo largo de todo el cabello o, directamente, evitar la aplicación en la zona del cuero cabelludo si tienes tendencia al cabello graso. Cualquiera sea la opción que elijas, asegúrate de enjuagar bien para retirar todo el acondicionador.
  3. Prueba a usar el acondicionador antes del champú. Si bien va en contra del orden tradicional, al aplicar el champú al final, podrás aprovechar los beneficios del acondicionador y remover el residuo más rebelde que el acondicionador no haya eliminado.
  4. Cuando seques tu cabello, inclina la cabeza hacia adelante y sécalo desde la raíz usando un cepillo redondo para agregar más volumen.

No basta con humectarse

Una de cada cinco personas sufre los síntomas de la caspa, entre los que se incluyen picazón, descamación y sequedad del cuero cabelludo. Si bien no hay una "cura" para la caspa, existen métodos para controlarla.

Cuida tu cabello y cuero cabelludo siguiendo estos consejos que te ayudarán a controlar la caspa:

  1. Trata de lavar tu cabello con un champú medicinal de venta libre al menos una vez por semana, según la gravedad de los síntomas que experimentes.
  2. Aplica el champú con agua templada, dado que el agua caliente puede eliminar del cuero cabelludo los aceites naturales que necesita para no secarse.
  3. Resiste el deseo de rascarte, ya que puede raspar el cuero cabelludo y causar infección o agravar tu condición.
  4. Si tu cuero cabelludo está irritado con regularidad, es posible que seas alérgico a un ingrediente de uno de tus productos de peinado. Prueba a dejar de usar un producto a la vez para descubrir cuál está causando el problema.